Edit here

3/9/08

EL PARADIGMA DE JUICIO POLITICO EN AMERCIA LATINA (CONCLUSIONES)

Si partimos de la afirmación que el juicio político es un procedimiento tendiente a remover del cargo público que un funcionario ocupa en la estructura de gobierno, ya hemos asumido implícitamente la existencia de una relación entre lo jurídico y lo político dado que lo político aporta el consenso social necesario para comenzar a andar el camino de la destitución y lo jurídico brinda el marco regulatorio dentro del cual se desarrollará dicho proceso.

Ahora bien, en el caso de remoción de jueces, el vínculo entre estos dos elementos que forman parte del universo constitucional adquiere características extrañas o por cierto anormales, dado que los destinatarios de ese control inter órganos que esta en cabeza del Poder Legislativo, son los únicos operadores de derecho del sistema en su conjunto con lo cual solamente se expiden dentro del universo de lo jurídico dejando de lado lo político.

Sin embargo, la verdadera extraña relación entre ambos elementos ocurre al momento de tener que hallar en la forma de desempeñar el cargo por parte del magistrado, las causales que puedan llegar a justificar la destitución que se persigue desde el punto de vista político. El hecho de tener que recurrir al contenido de las sentencias judiciales para hallar en ellas fundamentos para una “acusación constitucional” (dado su origen fruto de nuestra Ley Fundamental) trastoca todos los pilares sobre los cuales se erige el sistema constitucional dado que ello genera dos cosas, por un lado la creencia en la posibilidad de que esa resolución lo perjudique en el futuro con lo cual se afecta la libre decisión y observación de las controversias planteadas; por el otro da lugar al sentimiento de inseguridad jurídica entendida como la falta de previsibilidad y de asentamiento de las resoluciones a lo largo del tiempo.

Con todo lo expresado no he querido mas que plantear la hipótesis que me ha llevado a redactar el presente trabajo la cual consiste en analizar si el juicio político es un procedimiento de naturaleza constitucional que tiende a purgar la conformación de los poderes constituidos del Estado en busca de mejorar la calidad de los funcionarios que los integran o si, por el contrario, es una herramienta jurídica puesta a disposición del universo político con el objetivo de remover de su cargo a aquellos funcionarios “fieles” a administraciones anteriores logrando erradicar de esta manera la presencia de agentes opositores al gobierno de turno.

A mi modo de ver en el caso puntual de remoción de jueces, es la segunda opción la que prima y luego de evaluar los dos casos que integran el “paradigma” base de este trabajo, se advierte que en Argentina había una clara enemistad entre los integrantes de la Corte “menemista” y el gobierno de Kirchner mientras que en el caso peruano el enfrentamiento fue sobreviniente a la reforma de la Constitución por parte del Gobierno de Fujimori y devino necesario remover de los cargo que ocupaban a los tres magistrados opositores a la reelección presidencial.

0 comentarios: