Edit here

9/3/09

¿Y los derechos de la víctima? ¿Para cuándo?

(Dedicado a Ema Cibotti, una madre del dolor que espero nunca deje de confiar en la justicia)

El polémico y a la vez original Alberto Bovino, solía rompernos la cabeza hace un par de años en mi época de estudiante de Derecho, diciéndonos que la mejor manera de que alguien adoptara una idea jurídica que se nos ocurría era machacando y machacando, repitiendo y repitiendo la misma postura hasta que alguien la considerara interesante y la aplicara. Así nacían las ideas jurídicas populares.

Esta noche antes de cenar veía en la tele que una familia destrozada por la muerte de su hijo en un accidente vial comentaba ante las cámaras con indignación y una bronca sumamente justificada que el principal imputado por la muerte de su hijo no iba a ir a juicio porque su abogado defensor había firmado un acuerdo con el Fiscal de juicio conforme las reglas que prevé el Código Procesal Penal de la Provincia de Buenos Aires.

Ese acuerdo permitía que el imputado no vaya preso y que la familia estuviera sumamente indignada por ello.

En estos tiempos tan difíciles donde el tema de la justicia e injusticia judicial está tan en boca de todos, creo que es necesario que los que estamos del lado de la opinión jurídica demos nuestra postura más razonada para impedir que la gente adopte cualquier discurso petardista de bar y salga a las calles a pedir que se acaben los derechos humanos como si ellos fueran aliens a quienes no se les aplicarían en caos que los necesitaran.
La nota periodística inmediatamente me transportó en el tiempo hasta esas noches de invierno en las cuales Bovino nos repetía sus ideas acerca de que la víctima es menospreciada y desvalorizada sino ignorada por el derecho procesal penal de nuestro país sin importar la jurisdicción en que vivamos.

Creo que es necesario que nos dejemos de joder con tantas idas y vueltas, dejemos que si los fiscales de juicio están colapsados le cedan la oportunidad a la querella de llevar a juicio a los imputados. Dejemos de pensar boludeces como la venganza privada y demás teorías oportunistas que lo único que hacen es generar musculismo intelectual.

Seamos honestos: mientras vivamos en este estado de caos en el cual vivimos donde los operadores del sistema menosprecian por completo a los familiares de las víctima o a la víctima misma y le restan cualquier tipo de participación a la hora de intervenir en el proceso y pedir que se castigue a quien lo ha perjudicado no vamos a tener justicia, vamos a tener injusticia, no en el sentido de la aplicación correcta del derecho sino en el peor sentido de la palabra: vamos a tener desigualdad, vamos a tener diferentes clases de personas porque va a haber una ley distinta para la víctima y para el victimario y eso es lo que no puede seguir pasando.

Eso es lo peligroso para el porvenir de una sociedad, la desconfianza en sus instituciones y el desprestigio de quienes las integran.

Para finalizar una frutillita para mis amigos dogmáticos: ¿a quién se le ocurre que si dejamos que la víctima ocupe de manera exclusiva el lugar de acusador particular en el marco de un juicio y el representante del Estado se retire del juicio no va a haber justicia?

¿Que lugar ocupan los jueces en todo esto? Acaso no son ellos los encargados de “dar a cada uno lo que corresponde”.

Señores, dejémonos de joder. En el año 2009 nadie piensa en matar al imputado en medio del debate. Permitamos a la víctima intervenir de manera autónoma en el juicio porque si no lo hacemos eso sí va a generar el resentimiento que lleva a la violencia y la venganza privada.

Se entiende??

0 comentarios: